• RSS Twitter

    • An error has occurred; the feed is probably down. Try again later.
  • View tirsomaldonado's profile on slideshare
  • Info adicional

  • Oficina SocialTec

    Add-To-TomTom
  • Add to Technorati Favorites
  • Bookmark and Share
  • AddThis Feed Button
  • html hit counter

  • Mi influencia
    [289.2]
  • Ubicación

Evolución de un cluster de empresas

Es evidente que la globalización ha provocado grandes cambios en la economía mundial y que ha abierto una ventana de nuevas oportunidades para las empresas. Pero no todas han sabido adaptarse al nuevo escenario, mucho más competitivo y con unas reglas de juego más exigentes. Hemos pasado de un mercado localista a un mercado único donde cualquier empresa compite por captar y fidelizar al mismo cliente.

Podríamos afirmar que una de las raíces del cambio fue la incorporación de Internet en la estrategia global de las empresas. Fue a partir de 1997 cuando dejamos de considerar Internet como una apuesta de futuro por parte de las empresas más innovadoras y se convierte en un activo más que se integra en toda la cadena de valor de cualquier organización. Unos años más tarde sufrimos las consecuencias de la burbuja tecnológica, un hecho que provocó la desaparición de un gran número de empresas pero que a sus vez configuró las bases de la nueva economía en Internet.

En  el año 2004 Dale Daugherty de O’Really Media introduce la web 2.0, una revolución de mercado, donde el cliente se convierte en el punto de atención de todas las empresas y vuelve a cambiar las reglas del juego. La empresa ya no tiene la capacidad de controlar la información sobre sus productos y servicios en el mercado y está en manos de la información que fluye libremente entre sus clientes. Esta nueva generación aumenta el grado de competitividad entre las empresas y provoca un nuevo desajuste en el mercado. Ya no basta con parecer ser bueno, si no que hay que serlo. Los clientes ya mucho más exigentes disponen de las herramientas y medios para poder evaluar cualquier producto o servicio.  Entramos en un mercado mucho más competitivo que desestabiliza hasta el más grande.

Ante un entorno enormemente exigente y competitivo la empresa se ve obligada a innovar y a cambiar su modelo de gestión. Y lo más complicado es interpretar que no se trata de un cambio tecnológico, si no que se trata de incoporar un nuevo modelo de gestión que afecta a los procesos internos de una empresa, al marketing, a la producción, a la relación entre las empresas y sobre todo a la relación con las personas. Con el nuevo modelo 2.0 respondemos a un público más evolucionado, a un cliente más inteligente que toma decisiones basadas en la experiencia y en el conocimiento de otros. A este nuevo cliente lo denominamos “adprosumer”, un consumidor que comparte su valoración y comentarios (producer), consume información de otros clientes con perfiles similares (consumer), y finalmente, se convierte en nuestro principal prescriptor si ha tenido una experiencia positiva con alguno de nuestros productos o servicios (ad).

Algunas empresas ya han entendido las oportunidades de este nuevo modelo y han apostado por el desarrollo de estrategias de mercado innovadoras para fortalecer su posición en el mercado. Muchas de ellas han apostado por un modelo organizativo en cluster.

Pese a que el modelo en cluster no es reciente, sí que es cierto que en muy pocos casos, la agrupación de empresas a provocado un aumento considerable de su competitividad como colectivo. La falta de cultura participativa y colaborativa ha provocado que estas agrupaciones de empresas no hayan sabido aprovechar la oportunidad que esta relación asociativa puede estimular.

Por lo general, la PYME española pierden gran parte de su eficiencia al desarrollar actividades empresariales para las que no está preparada. Una empresa que desarrolla sofware, puede ser muy hábil a la hora de desarrollar aplicaciones, pero puede ser poco efectiva en su actividad comercial. Este modelo defiende la especialización y que cada sociedad desarrolle lo mejor que saber hacer. Y no cabe duda que en un mercado como el nacional está fórmula puede tener un impacto enorme pues existe un gran número de micropymes formadas por un número reducido de profesionales que aún sabiendo y siendo expertos en una materia concreta, se tornan ineficientes en la actividad general de la empresa.

En nuestro mercado encontramos tres tipos de clusters:

  • Agrupación de empresas. Reunión de empresas en unas mismas instalaciones para compartir infraestructura y algunos servicios comunes. En algunos casos buscan algún punto de encuentro para el desarrollo comercial y se impulsa el intercambio de servicios entre ellas.
  • Estrategia comercial común. La estrategia que ya algunos denominan “turbosales” que consiste en compartir la base de datos de clientes (CRM) y crear estrategias de marketing y comerciales comunes. Esta fórmula ha funcionado muy bien para aquellas agrupaciones de empresas que ofrecen servicios complementarios con un único público objetivo.
  • EconRed. Esta fórmula es muy innovadora y es donde encontramos un mayor potencial de retorno en los negocios. El modelo defiende la unidad de la agrupación de las empresas, considerando a la agrupación de empresas como una sola organización, con un mismo producto y dirigido al mismo mercado objetivo. Esta única organización se conforma por un número determinado de departamentos, y cada departamento está representado por una sociedad independiente. De esta forma impulsamos la especialización, y que cada empresa potencie sus mejores cualidades, desarrollando sus habilidades y conocimiento.

Los beneficios de esta última modalidad son enormes y se traducen en un mayor grado de competitividad, permitiendo que el cluster pueda competir con grandes empresas, siendo más ágiles, más especializadas y con un grado de innovación muy superior.

Pero este último modelo no puede funcionar si no se basa en una plataforma del conocimiento que te permita participar, colaborar y compartir la información entre empresas. Por ellos los cluster de empresas nunca han acabado de arrancar en el mercado nacional. Tenemos las intenciones pero nunca hemos entendido la necesidad de disponer de una plataforma común para todas las empresas. Si realmente queremos ser competitivos y colaborar estrechamente, debemos compartir la base de datos de clientes, las tareas, el calendario, y todas aquellas herramientas que nos permitan mantener una comunicación fluida entre los diferentes equipos de trabajo.

One Response

  1. Hola Tirso
    soy Iván,de travbuddy
    muy buenas tus reflexiones,en efecto,muchas cosas a partir de ahora pasan por la cooperación,compartir conocimiento,y parece que más que nunca con la sociedad de la información es evidente ” la unión hace la fuerza”
    los usuarios clientes,consumidores como co creadores parece que está más en boca que nunca,al respecto estoy leyendo “wikinomics” muy bueno

    me he pasado ya a WordPress,por aqui enredando y preparando cosas.
    un abrazo
    Ivám

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: